Cabañuelas para la política II

 ¿Quo ibimus?

            Cuando en agosto consulté el almanaque zaragozano para la Política, leí las premoniciones que auguraban para el año; no me dejaron duda alguna, sucederá lo innombrable, y lo innombrable aconteció, por decirlo suavemente, con la manipulación del valor democrático de la ciudadanía y en particular la pesoística por la defenestración del Sr. Sánchez, Secretario General de su partido. Pero la mayor atrocidad sucedió cuando invistieron al Sr. Rajoy de Presidente del Gobierno. Si, aquel que promocionó la miseria en España para engordar los beneficios del Ibex 35, que no sus  empresas. Aquel que, sin cal viva, inducia con sus leyes los suicidios, el hambre en los niños, la ignorancia en las escuelas, las injusticias en las vidas y los desacuerdos con su apisonadora parlamentaria. Aquel que lleno el país de camareros y quitaba y ponía estacionalmente por conveniencias mercantiles, mientras algunos con las cervecitas le reían las gracias votandole. Pues aquel, nombra ahora, que no tiene el juguete de la apisonadora parlamentaria, en su consensuado gobierno con el Cs y apoyado por del PSOE a de Guindos, que seguirá subiendo la electricidad y potenciando riqueza para la Merkel, a Montoro que seguirá con la SICAV al 1% de fiscalidad y amnistiando a sus correligionarios. Arreglará el problema del empleo la misma Fátima, la que obrará el milagro de limpiar la hucha de los pensionistas y, el paripé de la Justicia seguirá en manos del Sr. Polo que todos chuparemos con entereza y fruición.

 Las cabañuelas se han vaciado por completo y vamos camino de los Reyes Magos: Zoido hará de Melchor y nos atizará con la Ley Mordaza y la Comunión de los Santos como caramelo. La Sra. Cospedal, como Jefa del Ejército, le regalaran por mediación de Baltasar, muñecas y peluches; será prospero su mandato con un embarazo, si está aún en vigor. De Guindos insistirá y hará de Gaspar, el rico por germano,  que salvará Deustch Bank de la quiebra con nuestro empobrecimiento y en aplicación del famoso art. 135 que tanto le gusta al PSOE y, como dijera D. Alejandro al Cacerolo en la novela “Calibos de Hoguera”: “qué te voy a decir que tú no sepas”. ¿Quo ibimus? ¿A dónde vamos?.

0 COMENTARIOS: