Cabañuelas para la política
            Mi amigo Zuri, empeñado en poner en valor el Almanaque Zaragozano para predecir el tiempo que en el futuro nos acompañe: agua y no siendo yo de menor humor que él, me propongo sondear desde los eventos políticos de agosto el clímax que disfrutemos para el tiempo político venidero. Son tantos los eventos a tener en cuenta, que no siendo como Fraga al que en la cabeza le cupiera el Estado, a mí me sobrepasan, y con humor negro y escepticismo enumero para motivar conclusiones posibles.
Si bien el sistema “político- financiero” está tan embrollado y ciego por esquilmarnos  que hasta el rey pasa de evacuar consultas. Hay tal animadversión entre los primeros espadas; tanto desencuentro, tanta teatralidad y tanta presiones que disfrutaría  de esta  astracanada, si no fuera porque incide negativamente en el  vivir diario y futuro de la juventud.
Las cabañuelas de agosto  han ido notificando  eventos diarios que sorprenden. Un día que el Corte Ingles no paga impuestos de sociedades, otro: que el corrupto Soria se enaltece en el Banco Mundial junto a la sobrina de Guindos; en el siguiente que los bancos rescatados con dinero público obtienen pingües beneficios que no revierten al tesoro. Hacienda no ve posible la recuperación de lo amnistiado, la justicia paripea con la corrupción… ¡cómo van a abandonar tantas y tantas regalías ¡ Rajoy insistirá.

Por otro lado, despiden en un solo día a miles de trabajadores, proponen sueldos de 400 € con decenas de hora de trabajo, otro día de cabañuelas suspenden camas hospitalarias, al siguiente dan la pensión al discapacitado yerto y más adelante….más sacrificios y no se mueve una hoja. Sin embargo, se suspende de empleo y sueldo  a periodistas como Belin o Aguilar que nos informan de estas realidades o se denosta de militares democráticos como Julio. Algo pasa que con el astracanismo ocultan, cuando vierten sin cesar  al público: Rajoy o el infierno o cuando proponen personalidades pactadas para jefe de gobierno: preparación y sofismas para ejercer lo innombrable. 

0 COMENTARIOS: