Un prisma para luz blanca

Como la luz blanca y pura que emana del foco Sol y al pasar por el prisma se descompone según su longitud de onda en siete colores, desde el rojo al violeta, siendo ambos el de mayor y menor energía respectivamente. También las huellas del espectro pueden  acumularse  en torno al azul o al rojo según el foco se aleje o acerque al observador  o, la falta de alguna de ellas, indicarnos la composición química de su naturaleza o del medio que atraviesa. En definitiva, estudiando el espectro podemos deducir el comportamiento y naturaleza del foco de luz. Igual pude sucedernos con la ciudadanía y la política si sus anhelos, necesidades e ilusiones  - luz blanca-  pasan por las urnas. En este caso, se descompone según educación, principios, e intereses que en ese momento fermenten en el seno de la sociedad y del resultado del espectro, tras su estudio, extraer consecuencias de la naturaleza del foco o del futuro vivificante que le aguarda y la velocidad a la que nos alejamos o a cercamos a él.
En estos tiempos que la huella de nuestro paradigma se acumula sobre  el azul cielo, principio del engaño y corrupción, indica un aumento geométrico de la velocidad que aboca con pasmo de la ciudadanía  al agujero negro de la miseria y dependencia, a  pesar de que de la mayoría de las rayas del espectro se capte la necesidad de honradez y dignidad en torno al rojo y al violeta, pero la aquiescencia de las interpretaciones sesgadas no contemplen esta posibilidad y nos proponen una terceras elecciones que deshonrarían a  quienes no las evitaran; ¿De los políticos? ¿De los ciudadanos? ¿Del bipartidismo?, quizás sí. Pero no, es para  honra y dignidad de la ciudadanía que busca  decencia, democracia, consenso para el Gobierno y la honradez de las Instituciones como base imprescindible para configurar el futuro vivificante de la nueva “luz blanca”. No hay miedo. Pasar otra vez por el prisma electoral denotaría, en cualquier caso, un celo por la honradez y la dignidad de un pueblo que rechaza la legitimación de una corrupción endémica e inasumible y denigraría, aún más, a la parte “azul cielo” del espectro político hallado.




Oído el parche
Oído el parche que la derechona mediática propaga por sus medios de comunicación  a los cuatro vientos -que son casi  todos- para salvaguardar una España, protegida bajo las faldas de la abuela Merker, donde solo hiede la miseria humana y sus beneficios; he concluido mi intuición política porque la del “raciocinio” la dejo para los ilumninados analistas cuyo mantra es “dejar gobernar al Rajoy”.
Rajoy, padre divorciado de España, ha potenciado una familia desestructurada de la que la diversidad, con fuerza centrípeta, quiere escapar; pretendiendo gobernar lo que ya le es adverso por su incapacidad para conceptuarlo, no tiene biorritmo biológico para ello. Pretende ocultar la corruptela de un pasado- presente que se arropa bajo el manto de faldas protectoras  y del bipartidismo electoral acorado en la traca del 78 donde la participación ciudadana perdió sus papeles.
Para alcanzar los objetivos, sabía bien que con la imagen pública de corrupción que tiene, no alcanzaría la mayoría absoluta para gobernar; acudió al Ibex35 para que financiara Ciudadanos y se le asigno lavar la cara de Rajoy. Para ello, aprovechando el desacoplamiento entre Ciudadanos y Podemos, promocionados como regeneradores de la Democracia, conscientes de que Podemos no entraría al trapo de Psoe-Ciudadanos, construyeron con el pacto el dique a lo contrario que propalaban: Regeneración y vino el ascenso electoral de Rajoy, por suerte no fue lo suficientemente potente para tener mayoría absoluta, a pesar de que la esponja de Rivera ya había lavado los zoomorfismos patrios del PP: paso de buey, ojo de halcón, diente de lobo y hacer el bobo. Sus sí pero no, son los mismos: si pero no, del del PP. Y ahora el nudo gordiano de las terceras elecciones, como buenos estratega se lo pasan al Psoe  en aras de ese bipartidismo 78  acordado. Solicitando su abstención imposible. Claro está, si  quiere redimir su pasado: cambio, sin refrendar, del art 135, reformas laborales, privatizaciones varias, puertas giratorias…Y lo que es más, la atención necesaria que le solicitan los hijos rebeldes del bipartidismo y la crisis, que quieren ya tener su propia casa lejos de esa familia desestructurada y decadente de siglos para propiciar la diversidad pactada, moderna y adecuada que de sustento a una nueva forma de entender España y contrarrestar el neoliberalismo que nos acorrala con guerras financieras, cercenamiento de derechos y temores apocalípticos .
¿Qué hará el Psoe? ¿Pondrá en valor su Izquierda Socialista o mantendrá los acuerdos del bipartidismo78? Según qué decida alentara el futuro de los españoles o nos hundirá por décadas en la miseria electoral acordada por las élites. Lo que está claro es la necesaria presencia activa de la ciudadanía en las Instituciones estatales, autonómicas y locales que controlen las decisiones. Sin ella la vida se avendrá a pan y agua en  calabozos deshumanizados e irreversibles en tiempo.

Lo que lían, con lo fácil que lo tienen: Un paso al lado de Rajoy y tendrían Gobierno.




Ellas

Entre lamentos él miraba el cielo y el firmamento oyó el clamor; escuchó los latidos descompensados del pecho y envió de las Perseidas estrellas fugaces en su socorro. Una, dos y hasta más de tres acudieron al conjuro, refulgentes, osadas y parpadeantes y, cada una, con su alma de misterio. La primera, la más  bella de todas, rayada por el dogma, firmaba con AMD, obedecía los preceptos eclesiásticos y pasó de largo buscando áureos  tálamos; no le interesó los descompensados latidos que escrutó. La segunda, no menos bella, buscando la seguridad que no encontró, se refugió en silencios obsesos y también con el tiempo se diluyó el amor. Más tarde, la tercera llego plagada de sonrisas, buscando afecto que tampoco encontró, solo le entregaron una libertad y seguridad como prenda de unos sentimientos que no comprendió y, sumida en la soledad de su heredad, sucumbió entre enredos del consumo y ahí la felicidad trotando escapa.
Cuando ya las estrellas fugaces dejan inapetentes los conjuros y liberan de las pasiones al sujeto de los clamores, ya tarde, se va comprendiendo lo que atrás se dejó y en ese trance, bajo la deliciosa sombra de silencios rotos por los jilgueros, lentamente fue concluyendo que el espíritu femenino caído del cielo estrellado se va consumiendo en su fecunda inseguridad, mientras desgarra la sana ironía de vivir feliz. 

  Calladas las cigarras y cuando la tarde se despide, cerraba el cuento de las risas que vierten lágrimas y nunca acaban de cruzar la distancia entre las sombras del sueño y  la luz del día; nadie podía llegar a una conclusión sin que ella no lo hubiera hecho con anterioridad; siempre tejía la vida de los otros desde su telar. Diluía su ser en un litro de agua y su poema pasaba a artículo que diluía en diez litros de agua y convertía en novela innecesaria, sin llegar a entender que revoloteamos como hojas en el viento y nadie sabe ni le importa donde caemos, ni sobre las aguas de qué rio vamos flotando. Y ello es consecuencia de que la Ciencia no quiere saber nada de la Nada; de ella venimos con ilusiones intactas para empapar la esponja con que lavar la vida de batallas cruentas y de antemano perdidas, una tras otra, hasta agotar la esencia que otorgo la Nada que da la vida.