de RRG


La noche de dios
La cultura en España, cerradamente unitaria, nos ha dejado mutilados de nuestra mayor riqueza: la diversidad, y el daño se ha hecho desde la escuela primaria donde se propició que éramos una unidad de destino en lo universal cuando se debió enseñar que, si somos una unidad, sería coexistente a la diversidad fecundísima. Y como consecuencia del error, hoy vivimos la pavorosa incertidumbre de los políticos y analistas mediáticos que esparcen con su ventilador sobre la ciudadanía cuando meridianamente se les demanda un cambio, una transformación hacía la diversidad. Entre tanto, se debaten en un marco numérico que no serán capaces de cuadrar para organizar gobiernos. Lo que vivimos  políticamente no es un estadillo de cifras en el magma de una unicidad cultural, ya volatilizada del interiorismo ciudadano y expresado en urnas,, se trata de interpretar conceptos y en particular el de la diversidad que define a España.
 Así las cosas, los más listos de la clase que han leído lo del nudo gordiano de Alejandro Magno, que liberó el carro de Gordino cortando con la espada el nudo que lo fijaba y conquistó Asia. Han propuesto la nominación de un presidente independiente dando un hachazo a la cuestión y les recuerdo que Zeus aprobó la solución de Alejandro. Pero si no parece bien esta solución, como diría el humorista, tengo otra que quizás sea mejor. Si en esta noche de dioses se acostaran menos borrachos los políticos y pensaran dónde está la España de hoy, seguro que con la honradez que se le supone, olvidaran los cencerros de la unicidad y junto con la natividad divina alumbraran la solución que de paso a lo que realmente importa y se necesita. Donde quepa que, si Barcelona es la antena que comunica con Europa, lo que capta, Madrid lo eleva a la categoría de acontecimiento nacional.
De otra forma se enredaran en lo de siempre: castellanismo o mediterraneidad, noventayochismo con su carga de anarquismo de vago idealismo o modernismo de estética funcional que obvia al vulgo municipal y espeso, como dijera Diaz- Plaja, y no lleguen a nada plausible, terminado en más de lo mismo.
Que la noche de dios nos de inteligencia, prosperidad, salud y facultades políticas honradas para salir de esta.

                            Feliz Navidad

0 COMENTARIOS: