Identidad


Adelante con el final de ETA: asesinos y secuestradores de la voluntad, en particular, la vasca. Adelante, pero desde el acuerdo de Guernica —en que el pueblo vasco se manifiesta de manera distinta en ETA hay menos asesinos que, por ejemplo, en las mafias o entre practicantes de la violencia de género. ETA ya no es el problema; que lo es. El problema es la continuidad política de la nueva expresión que se manifiesta en los pueblos de España y mientras que no se resuelva la secular ambigüedad de lo español: la Identidad, en el sentido y significado que a ello le da la Zambrano, los problemas persistirán y la pregunta es: ¿Dónde esta el cuello de botella? El cuello de botella se encuentra en algunos políticos, en su partido, en su mundo vivendi que no sabe deshacer la “ambigüedad de España” para dar sentido a su compleja  Identidad: en el PP, haciendo ironía, en Botella, a pesar de que manifiesten que en su cabeza cabe España; será otra, no la de arabescos de encontrados colores que de continuo se expresa en sus países, en sus capitales y en sus pueblos y más, en sus rurales diseminados donde aun les cuesta expresarse en castellano, es la España Total a la que hay que dar salida; a esa España encorsetada en la que su propia genética se apaga lentamente o se expulsa con  emigración o exilio, léase juventud, moriscos, judíos. Capital genético que vigoriza lo español. Y lo dilapidan, porque no entienden lo español: No entienden la riqueza de lo diverso de la transversalidad de la vida, que encorsetan en naciones, lenguas o  costumbres no compartidas. Dan marcha atrás y con velocidad descontrolada a la Identidad que urgentemente necesitamos como país y nos empujan con miseria, desempleo y, a veces, con suicidios hacía una iniquidad de ser español de la Humanidad. Ahí está Cataluña, intentando irse por que no encuentra el camino de su expresión dentro de esta España de arcaicos reyes Católicos. Y los vascos preparándose para engancharse al tren de la nueva expresión de lo español. Sin duda, hay que sacar a esta gente inepta del PP de la responsabilidad futura, que para ellos es siempre futura, porque en su cabeza la realidad no tiene cabida; solo ellos y su miserable “yoísmo” tiene hangar donde aparcar la realidad que volando acontece. No comprenden, por ejemplo, que el ímpetu ciudadano con el que hoy compartimos vida, deshaga en veinticuatro horas, y en un solo mitin la tendencia independentista propiciada por un bipartidismo político consensuado y por un catalanismo de nauseabundo hedor a corrupción.  Empujemos aunque no sea gratis.
General Castaños


Embajador


      Ya escribí alguna reflexión sobre la Palabra, sobre la Gramática, sobre la Indignación… y hoy  me invitan a ser embajador de la palabra. Deprisa y corriendo, metiendo en el bolsillo la inmerecida deferencia, les contesté:

      “La fuerza de la palabra me impresiona más que la de las balas que aborrezco por inútiles y deshumanizadas, sin embargo la utilizo y casi siempre con rabia, cuando por las venas, como diría R. Alberti, me recorre la indignación de los atropellos que bañan al Mundo de la justicia, del sentido común y la generosidad. Por ello, no me siento embajador de la misma, pues por ella sólo debería significarse y esparcir el amor y la comprensión. Aun así me pongo a vuestra disposición“.

      A renglón seguido, tomo el teclado para desahogar la impotencia que me producen  los cantamañanas de los analistas que exigen al reo como respuesta un sí o un no sin paliativos a las preguntas insidiosas, preparadas por quien les da de comer para condenar antes de que la valoración de la respuesta pudiera hacerse; desenfocan los asuntos denigrando al periodismo y en esta ocasión el asunto de Podemos. Podremos estar o no de acuerdo con su estrategia de elevar la democracia transversal y participativa a la categoría de Cultura, pero no respetarlos con calumnias e improperios implica una falta del sentir democrático y de respeto a la ciudadanía que se enmarca en la categoría del Fascismo, donde se manifiestan los genes primitivos heredados de los saurios de cuando fuimos reptiles, son manifestaciones, que utilizando sus propios soportes ideológicos, ya, ellos mismos, los exponen: cuando cambian del plato de lentejas por una primogenitura, cuando pretenden sacrificar al hijo para adular o asesinan al hermano para tomar su heredad. A caso los de Podemos son sus hijos, son sus hermanos.. no, son sólo congéneres que hay que ejecutar porque pretenden tener los mismos derechos y oportunidades de vivir que los que les calumnian y denigran, sea PP, PSOE, o el Sursum Corda: En el fondo, solo son asesinos indiscriminados del pensamiento y el libre albedrío y desde siempre lo fueron. Y les recuerdo las escrituras, Jacob, Abel, Abraham… los espejos donde se miran. Así, no quiero ser embajador de la palabra.

Ahora sufro lo pobre, lo mezquino, lo triste,
lo desgraciado y muerto que tiene una garganta
cuando desde el abismo de su idioma quisiera
gritar lo que no puede por imposible, y calla.
Balas. Balas.

Siento esta noche heridas de muerte las palabras.