Los Gallos
Junto al canto del gallo que anuncia el nuevo día, me vino a la memoria la pregunta que una compañera de Facebook había propuesto a la comunidad:   ¿Por qué tanta corrupción consentida y aceptada en las urnas? Y como, para mí, ya la tenía por añeja comencé a recordar.
Ese individuo, Vallejo-Nájera, jefe de los servicios psiquiátricos de Franco y aprendiz de brujo con los nazis alemanes, fue el inspirador del psiquismo "franquista" que da lugar a lo atado y bien atado, insuflando en la población, mediante la educación Nacional-Católica y en colaboración con la Iglesia,  unas característica determinantes para el buen funcionamiento de la dictadura y que por sintetizar explícito en el siguiente entrecomillado literario:
"Cuando María, al salir, cerró la puerta de la calle, Rocío entró en la salita con la mirada perdida, enrojecida y envuelta en sus perennes ojeras azuladas. Mientras miraba a mi madre llenar la nueva maleta de rafia con la ropa recién planchada y la pluma Pelikan, mi pensamiento la iba completando con la carga más pesada: la injusticia de un sistema que, por su fortaleza, parecía pétreo; la sexualidad manipulada por el Nacional-Catolicismo; un amor hacia la patria falseado; y unas ilusiones que la Guardia Civil se encargaba de controlar. Pero lo que más me apesadumbraba era el miedo a emprender una nueva vida, envuelta en las tinieblas de un Régimen asesino y represor, que inducía horror en el psiquismo de los individuos, como un cuerpo extraño, y que se manifestaba y expresaba en el gesto, la mirada, la palabra; unas veces, como un síntoma físico y otras, como una huella anclada en el carácter de una personalidad debilitada por el padecimiento interno. Inconsciente, mi madre, del valor de cuanto guardaba, cerró la maleta de rafia y en ella cupieron los rescoldos de muchas hogueras, aún candentes, que algún día pudieran volver a flamear".

Y hoy flamean y planean en las conductas o por las explicaciones que pretenden dar respuesta a este “por qué” de cuanta corrupción aflora en la información que nos llega o en la justificación de  las nuevas “nominaciones de imputados” a cargos de responsabilidad, que ya a muchos, hasta les parece normal y las cacarean como gallos.

0 COMENTARIOS: