La paloma de Noé

La paloma de Noé que fue en busca de tierra firme, revoloteó por todo el espacio global de neoliberalismo crispante y hoy, después de años de búsqueda encontró el único espacio socialdemócrata existente para posarse: España y quiso entregar al señor Rajoy la rama de olivo que portaba en el pico, y este espetó: ¡Elecciones Generales, ya! . Zapatero, peinó la mirada por el alrededor y después de  saberse sólo en su barquito de papel, respondió: Serán el 20 N y lanzo las urnas de la democracia sobre la tumba del dictador.  La paloma, con su rama de olivo, volvió a remontar el vuelo con dirección al País Vasco, donde el tsunami neoliberal dejaba ver una roca de Bildu, que en otra época pareció montaña. La paloma dudó para posarse y no viendo claro el paisaje, recompuso el vuelo y fue en busca del Mercado que origino el tsunami de la crisis financiera y voló tan alto como pudo al encuentro de los dioses del Olimpo. Cansada y agotada de la infructuosa búsqueda, en un último esfuerzo, comenzó a descender y cuando el reloj de la Puerta del Sol sucumbió al mandato de los contrapesos y señaló las doce de la noche, la paloma depositó  a los pies de unos niños que jugaban con la verdad y pedían con toda su inteligencia, sinceridad y entrega, parar los efectos del tsunami; la paloma torció la cabeza y con el ojo izquierdo ajado y parpadeante dio el último estertor, rota por no saber, hasta ahora, donde entregar la ramita de olivo de la esperanza que había transportado desde la anterior eternidad.

0 COMENTARIOS: