La Matemática en el Gualag del país

Seguí ilusionado el debate sobre la Matemática entre matemáticos y, al parecer, ingenieros, que recogió en sus páginas el diario El país, y se me antojó apreciar que se discutía una dualidad de su naturaleza, simplificando: entre Matemáticas y Ciencias. Dicho de otra manera; entre razón pura y experimento y se me ocurrió puntualizar que no le quitasen la esencia a la maravillosa, fértil y cruel disciplina de la Matemática, pues nace de la mas sutil eseidad que nos distingue del resto de la Naturaleza; ella, no necesita de la experimentación, como otras ciencias, para desarrollarse y, a veces, sin pretenderlo resuelve dificultades insalvables a otras disciplinas, dando soporte a sus leyes y cuantificando sus efectos. Pero, la “crueldad” de su dificultad parece indicar que nace de más allá de la propia razón, que proviene de regiones del subconsciente que aún nos son ajenas y sugerí que no la maltrataran, que son un fiel reflejo de nosotros mismos.
Hoy, después de conocer los resultados de las encuestas europeas sobre el nivel de su impregnación en la ciudadanía, no me sobresalta el penúltimo escalón alcanzado en el ranking, sobretodo: por el ínfimo conocimiento que tenemos de nosotros mismos, del desbarajuste que vive el gulag de nuestro país y del embrollo en que navega la definición de España. Habrá que explicar más y mejor la Matemática a nuestros ciudadanos y sobretodo a los políticos que la utilizan para su ingeniería financiera de los saldos en cuenta a su favor o de la Banca que apoyan. ¡Ay la Matemática¡ ¡Ay de nosotros¡.

0 COMENTARIOS: