El viejo de nácar

El viejo, desde joven, y de vez en cuando, abría la espita de la libertad y cerraba alguna   puerta.  Un día de amor acerrojó una para quedar reverberando en su interior  disfrutando  lances maravillosos que el ritmo browniano de los sentimientos le demandaba, aunque supusiera esfuerzo y sacrificio. Pasado el tiempo, en un momento de inteligencia observo -por la intensidad de los rozamientos-  que la energía se agotaba y  el baile del romanticismo   daba sus últimos estertores en un universo ya inmerso en la entropía irreversible; a la vez, que los sentimientos del amor se sedimentaban, cada cual, en su estantería abrió  de nuevo la espita.
Le anunciaban  abuelidad y cada vez que se lo recordaban era como si al barro impoluto de un jarrón le asestaran una pincelada de húmedo pigmento y unas veces era  de caolín para simular pureza, otras de cobalto para simular cielos y así durante meses, hasta que el jarrón quedo totalmente pintarrajeado por cromaticos pigmentos, figurando un nuevo paisaje para el viajero de vida agotada. Un día, justo el de su onomástica, le avisaron: ¡Mateo está aquí! La noticia sonó como el cierre de una férrea puerta de horno que contuviera el jarrón pintarrajeado. Cuando, llorando, tomó al niño en brazos y la manita aferro el dedo del viejo para llevarlo a su boca y poder comprenderlo, fue cuando el horno de la existencia alcanzó lo grados térmicos que hacen cristalizar los pigmentos. Con tonos nacarados apareció sobre el viejo un cielo perturbador con nubes de presagios  áureos y prometedores que quedaron  incrustados como nácares indelebles en la naturaleza del nuevo abuelo.
Callado el día, en los silencios de la noche, imaginaba el futuro que la puerta cerrada había abierto y solo deseaba girar la llave que la parsimonia de los sentimientos amorosos había cerrado. Mateo esta aquí y por el tiempo que el destino determine – se decia él- tendrá abuelo con una vida de ilusión rebosante y abierta porque este nuevo amor parental dará la nueva vida que quiere compartir en paz.



1 COMENTARIOS:

Publize dijo...

Buenas,

Nos gustaria invitarte a unirte a nuestro proyecto de literatura. Se llama Publize.com y es una red social para amantes de la literatura, en la que los escritores pueden darse a conocer o difundir su obra y los lectores encontrar cualquier tipo de lectura.

Te animamos a probarlo. Puedes darte de alta en www.publize.com, donde también podrás encontrar información. No hay que pagar nada ni dar tu cuenta ni nada por el estilo ;)

Saludos