Los tuve, con esfuerzo los crié
Y a punto estuve de sucumbir.
Los medio eduqué
Y, por poco, casi desistí.
Los preparé para andar
Y, sin duda, de miedo tirité.
Los eché libres a volar
Y el corazón muy fuerte latió.
Los vi en el aire planear
Y con ellos hesité.
Los miré posados en la rama
Y  con placidez descansé.
Los nidos fueron construyendo
Y en lo poco ayudé.
Los vi crecer, volar, planear, comer
Y, cuando los hijos anidaron, entendí
Que yo, ya pudiera faltar de aquí
Y comenzar a vivir
 Lo que de mi dejó el amor que entregué

0 COMENTARIOS: